El espinoso caso de los comunicadores de SPM

El espinoso caso de los comunicadores de SPM
POR  ENRIQUE CABRERA VASQUEZ
SAN PEDRO DE MACORIS.- El desarrollo pre y posterior del asesinato de los comunicadores sociales Leoninas Martínez (Leo) y Luis Manuel Medina, así como las heridas graves que la puso al borde de la muerte recibidas por la secretaria de la emisora Dayana Isabel García, el pasado martes 14 de febrero, ha dejado en el ambiente un cumulo de interrogantes e hipótesis rodeadas de especulaciones y conjeturas que solo el curso a posteriori del espeluznante hecho sangriento podría responder.
La verdad con toda su crudeza queda en el misterio. Lo primero que hay que resaltar es la condición de hombre amable, cortés, decente, respetuoso y reflexivo; enemigo de conflictos y problemas que caracterizo en vida al excelente profesional de la comunicación y profesor universitario Leo Martínez. Todo una persona de bien.
Luis Manuel Medina con su verbo directo, abierto, receptivo, un comunicador fogoso, comprometido solidariamente con toda causa que consideraba justa al precio que fuera, y quien emitía sus opiniones en el programa “Milenio Caliente” sin sopesar qué intereses podría afectar. Sus verdades partían de sus convicciones emocionales.
Leo Martínez, la principal víctima del atentado por sus condiciones de director de la emisora y del espacio radial “Milenio Caliente”, siempre actuaba apegado a razones sociales y de interés público. Podía equivocarse pero carecía de resentimientos mezquino.
Entonces por qué su asesino se ensañó en su contra, despreciando el cuadro de conducta de bien que este encarnaba, y de todos conocido ?. Por qué decide matarlo fríamente sin sopesar en su desdeñable acción carente de justificación ?.
Nos llama la atención que segundos antes de perpetuar su cobarde acción, cuando Dayana Isabel García, secretaria de la emisora, le comunica a Leo que éste quería conversar con él, el comunicador reaccionara muy receptivamente exclamando inmediatamente: “no hay problema mi hermano, pase, pase”. Si previamente entre ambos hubiese existido algún problema o diferencia de peso, de seguro que Leo no lo hubiese tratado con esa amabilidad.
Además, no hay ninguna constancia de que en esos días ni momentos antes de la tragedia criminal, entre ambos se hubiese producido algún intercambio fuerte de palabras.  Joselo Rodríguez nunca mostró ningún encono contra Leo, todo lo contrario, siempre se dirigió a él con respeto y distinción.
También nos llama la atención que después de hacerle los disparos mortales a Leo,  Rodríguez dejara el chaleco que traía puesto en la oficina junto al cadáver del occiso con su cédula y dos pasaportes. Documentos que una hora después de los hechos la Policía incautó.
Si con esos documentos en sus manos la policía ya tenía a Joselo Rodríguez como principal sospechoso de los asesinatos, por qué en vez de desplegar una rápida operación de inteligencia para ubicarlo y apresarlo decidió filtrar su foto y nombre a los medios que de inmediato lo colocaron en las redes, con lo que públicamente lo puso a él sobre aviso para que supiera que ya andaban tras su pista.
Por qué el interés de la policía en cazarlo a muerte en vez de convocar a los periodistas para ofrecerle que se entregara garantizándole la vida ?. Por qué ese interés morboso de matarlo a sabiendas que vivo podría dar informaciones y las razones que lo llevaron a perpetuar el condenable asesinato de Martínez y Medina ?.
EL CEA
Luego de los hechos se ha acrecentado públicamente el entramado de operaciones delincuenciales y mafiosas de parte de una estructura corrupta dentro del Consejo Estatal del Azúcar (CEA),  entidad de la cual es director Pepe Domínguez, quien tiene en su entorno a  Ramón Rosario Piantini (Pin), individuo muy conocido en el municipio Consuelo, donde nació, se crió y reside.
Después del asesinato de los comunicadores Leo Martínez y Luis Manuel Medina, recibí la confidencia de algunos reconocidos dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), indignados y hastiados por el cuadro de corrupción imperante dentro del CEA, que me informaron  de una persona que tiene una flotilla de 14 vehículos, cuenta con una banda para militar y para policial y sicarios todos armados con armas.
Me recalcaron que estos datos y el accionar terrorista y delincuencial de algunos individuos, lo sabe todo el PLD.
Del principal de ellos se dice que antes de ingresar al CEA era una persona sumamente pobre, un pedigüeño, que carecía de solvencia económica y que hoy tres llevar unos tres años como hombre de confianza,  exhibe bienes e inmuebles que jamás podría justificar.

Los dos amigos comunicadores están muertos y la joven secretaria con heridas graves. Tras los hechos se han puesto a correr rumores de todas clases mientras las autoridades guardan un hermético silencio. La sociedad, los periodistas y comunicadores, el pueblo de San Pedro de Macorís y los familiares de las victimas reclaman justicia. Demandan que toda la verdad sea dicha de manera oficial.
Aunque por más que se diga nunca se podrá entender por qué fueron asesinados dos hombres de vocación pacífica y que le servían a su comunidad de manera entregada, con responsabilidad y seriedad profesional.
Todas las víctimas del horrendo hecho son el resultado del entramado de delincuencia, robos, corrupción, impunidad, protección oficial, mafias apadrinada desde el poder, tráfico de influencia, cohecho y el gigantesco desorden gerencial y administrativo prevaleciente dentro del Consejo Estatal del Azúcar  en sus últimos tres directores.

Related

OPINIÓN 2935349681467641730

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PÚBLICIDAD

Públicidad

PUBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
item