OPINION: Odebrecht & Barrick Gold: corrupción (sobrevaluación, sobornos)

OPINION: Odebrecht & Barrick Gold: corrupción (sobrevaluación, sobornos)              
Ya sabemos de los sobornos y sobrevaluaciones en que ha incurrido la transnacional Odebrecht para lograr cualquier contrato de construcción en amañadas licitaciones, lo cual no es ninguna novedad, puesto que el uso de esta sucia práctica y otras, eran y son bien conocidas en nuestro país y otras partes del mundo, sin que las mismas fuesen cuestionadas, rechazadas y enfrentadas, como debió de ser.

Esta perversidad fue puesta sobre el tapete y descubiertos sus protagonistas, porque los Estados Unidos en aras de sus intereses, la pusieron en evidencia, EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.
sino, la misma hubiese pasado sin pena ni gloria, tal como ha sucedido con cientos de actos de esta naturaleza en nuestro país y en otros.
Como se sabe, los chinos ofrecieron construir la susodicha planta Catalina por 900 millones, pero se la adjudicaron a Odebrecht por 2040 millones, es decir por 1040 millones más de dólares.   Este contrato contiene partidas de lo mas enigmáticas, como son: 111 millones de dólares, para el alquiler de grúas y otros vehículos a usar; 10 millones de dólares para varios; 84 millones para gastos de alimentación, hielo y viajes; casi 9 millones de dólares para sistema de alumbrado; casi 166 millones de dólares para servicios de ingeniería y movilización; lo que hace un total de 380 millones de dólares (171 mil millones de pesos), para ser robados descaradamente a nuestro pueblo.   Pero aun hay mas, no contento con este robo, Danilo pidió al Congreso en el 2014, exonerar de todo impuestos sobre la renta a Odebrecht a sus empresas subcontratistas y además, subsidiarle el combustible.
La ponencia anterior es cuanto a Odebrecht, ahora toca a la Barrick Gold
El expresidente de la República Dominicana Fulano Fernández, una vez comparado por sus “camaradas” como otro “padre de la patria”, “un abanderado contra la corrupción”, “de probada honradez”, “un defensor de los pobres”, “hombre digno, con la frente en alto”,  “uno de los principales activos del presente y del futuro de la nación dominicana, con aportes excepcionales al engrandecimiento de la nacionalidad dominicana”, “un hombre fuera de serie que se identifica con los ideales de nación y de patria, que concibieron y soñaron los padres de nuestra nacionalidad; Duarte, Sánchez y Mella”, etc., etc., etc., sobornó a los congresistas ( con hasta 10 millones a cada uno),  para conseguirle a la Barrick Gold la aprobación de un contrato de explotación del oro de Pueblo Viejo en Cotuí, con la formula de: 97% de beneficios para dicha empresa y 3% para el Estado dominicano.
Los beneficios para esta empresa no solo fueron esos.  Al igual que hizo Danilo con la Odebrecht, también Leonel benefició a la Barrick Gold, con la exención de impuestos arancelarios y fiscales, con el subsidio de combustibles y con ponerle a disposición (de gratis) las aguas de la Presa Hatillo de donde succiona a diario millones de galones de agua, en detrimento de los acueductos y de las aguas de riego.
Como se recordará, aquella concesión fue (y es) tan infame, que el oro y otros metales, era trasladado al aeropuerto en el helicóptero del honorable Ministro de Obras Publicas de aquel entonces (Victor Díaz Rúa), y que las partidas a exportar de esos metales, no eran contabilizadas debidamente.
Ese contrato es tan grotescamente impúdico, que con el 3 % que corresponde al Estado, no se puede cubrir el pago de la reforestación de las zonas boscosas destruidas por esta empresa minera en esa explotación, mucho menos, se puede invertir en el saneamiento del daño a los ríos, ni en la recuperación de las fincas dañadas, ni en resarcimiento a los daños a la salud causados a las personas y animales, afectados por las operaciones de la empresa en cuestión.
Más infamia
Para más infamia, también a de recordarse, que las operaciones de gastos de esta empresa (la Barrick Gold) fueron hechas a base de estipulaciones falsas: de 4 mil millones de dólares iníciales, la llevaron a 20 mil millones de dólares, con la gracia de que el Estado dominicano, no recibiría un centavo, hasta tanto la susodicha empresa no recuperara su inversión total. A este contrato infame, el Fulano expresidente que lo diligenció le llamó ¡”contrato modélico”!.
¿A dónde quiero llegar con la ponencia anterior?
Ante las evidencias, se concluye, que el mismo modelo de corrupción con sobornos a legisladores y sobrevaluaciones, que se empleó para aprobar el susodicho contrato a la Barrick Gold, se repitió para aprobar el contrato con el cual se construye la hidroeléctrica Punta Catalina.
Entonces cabe preguntarnos, ¿por qué los sobornos y sobrevaluaciones de la Barrick Gold, no han tenido la misma repercusión y consecuencias que los ocurridos con el caso Odebrecht?; simple; el caso de corrupción de la Barrick Gold, no afecta los intereses estadounidenses, al contrario, los beneficia.  No ha de pasarse por alto, que muchos estadounidenses, son inversionistas de esta empresa; por ejemplo, Busch padre, es uno de ellos.
Conclusión
Ante esta corrupción rampante de sobrevaluaciones y sobornos, que tanto daño hacen al desarrollo de los pueblos, las instituciones dominicanas y organismos internacionales como “Transparencia Internacional”, que hoy reclaman la puesta en movimiento de la justica para que sean llevados al banquillo de los acusados los involucrados en el “caso Odebrecht”, también debieran emplearse a fondo para que igualmente sean llevados a la justicia los implicados en la gran estafa que constituye el contrato concedido a la Barrick Gold, en lo que también debe estar presente, la compensaciones correspondientes por los tantos daños infligidos al país, tal como se lo está requiriendo a Odebrecht.
Posdata: Una nota para la Barrick Gold
Como esta empresa saldrá (o puede salir) a refutar mi ponencia, le sugiero a la misma que no pierdan su tiempo en eso, no porque quien escribe no merezca su atención (por mi insignificancia social, política y económica), sino, porque harían el ridículo ante el pueblo consciente de esta situación, tratando de justificar o de negar una corrupción que implica sobornos y sobrevaluación sabidos y evidenciados hasta la saciedad, que fueron y son, la madre para que un contrato tan lesivo al interés nacional fuese concedido, por tan perversos dominicanos

Related

OPINIÓN 4960197928875759059

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PÚBLICIDAD

Públicidad

PUBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
item