Trump y Obama se enfrenta por acusaciones de espionaje durante la campaña

La filosofía de “Estados Unidos primero” que Trump adoptó en su campaña electoral parece destinada a reflejarse en su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2018, que presentará a mediados de marzo y que, según adelantaron esta semana varios medios, incluirá un recorte del 37 % en los fondos para el Departamento de Estado.
“Hemos financiado y construido un proyecto global tras otro mientras ignorábamos los destinos de nuestros niños en ciudades como Chicago”, dijo Trump esta semana en su discurso ante el Congreso.
La Casa Blanca no ha confirmado la cifra de recortes, pero un portavoz de la oficina de presupuesto, John Czwartacki, subrayó que el Gobierno de Trump “gastará menos en otros países a medida que defina nuevas prioridades para emplear los dólares de los contribuyentes estadounidenses”.
Los fondos para el Departamento de Estado y la Agencia Estadounidense para el Desarrollo (Usaid) rondan los 50.000 millones de dólares anuales y suponen menos de un 1 % del presupuesto del Gobierno federal, que supera los 3 billones de dólares al año.
El recorte en la ayuda exterior tiene como objetivo, en parte, cubrir un aumento en el presupuesto militar de un 10 %, equivalente a 54.000 millones de dólares, que se sumarían a los alrededor de 590.000 millones de dólares que EEUU gasta al año en Defensa.
Los planes de Trump para el Departamento de Estado se han topado con la resistencia tanto de republicanos como de demócratas en el Congreso, y con las críticas de un centenar de generales retirados.
“Muchas crisis a las que se enfrenta nuestro país no tienen solamente una solución militar”, indicaron los generales en una carta enviada al Gabinete de Trump y a varios líderes del Congreso.
El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo esta semana que un recorte del 37 % en el presupuesto del Departamento de Estado “probablemente” no recibirá el visto bueno de la Cámara Alta y uno de sus colegas, Lindsay Graham, declaró que el plan de Trump está “muerto”.
Los destacados senadores republicanos John McCain y Marco Rubio también han criticado la propuesta y unos cien congresistas demócratas enviaron el miércoles una carta al secretario de Estado, Rex Tillerson, en la que le piden presionar para que la Casa Blanca no recorte en “diplomacia y desarrollo”.
“Estamos hablando de un recorte de unos 18.500 millones de dólares”, precisó el experto, que trabaja para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).
Si el recorte llega al 37 %, “Latinoamérica será una de las regiones más afectadas”, dado que “la prioridad irá a las partes del mundo con amenazas terroristas, tropas estadounidenses desplegadas o preocupaciones sobre la agresión china o rusa”, opinó Adam Isacson, un experto en el gasto de EEUU en el continente.
wj/am

Related

INTERNACIONALES 3937950776894526208

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PÚBLICIDAD

Públicidad

PUBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
item