Cuidemos el sector privado de la construcción

Durante los últimos años, gracias a la notable incidencia del Sector Privado, la Industria de la Construcción ha estado en los primeros lugares en todo lo que ha tenido que ver con el desarrollo del país.
Por CESAR FRAGOSO Lic. en Contabilidad
imagenTodas las estadísticas colocan el sector entre los principales creadores de empleos, en el movimiento continuo de dinero, en la aceleración económica del país y, lo más importante, en la creación de las condiciones para que cada día más dominicanos y dominicanas puedan llegar a tener su techo propio.
Esta última condición, se ha visto notablemente influenciada, por la decisión del Gobierno que dirige el Lic. Danilo Medina, de crear las facilidades de lugar, mediante la liberación de impuestos, a los adquirientes de las llamadas Viviendas de Bajo Costo.
Asimismo, gracias a las medidas tomadas por el Lic. Héctor ValdézAlbizu, Gobernador  del Banco Central de la República Dominicana,con las reiteradas disposiciones de liberación de dinero del Encaje Legal, para ser utilizados en la colocación de préstamos con tasas especiales, el Sector Inmobiliario ha recibido grandes cantidades de dinero que le han impulsado de manera acelerada.
Esas decisiones del Estado, unidas al interés de la ciudadanía de comprar sus viviendas, sin lugar a dudas han sido los factores claves para el desarrollo del sector de las construcciones.
En los más de 35 años que llevo ligado al área, he podido vivir las altas y bajas en el movimiento de los Bienes Raíces que cada cierto tiempo se presentan en nuestro país.
En épocas pasadas y, gracias a Dios, ya superadas, las disminuciones en el movimiento de las compras y ventas de propiedades inmobiliarias se daban, entre otras cosas y, de manera especial, por cierta inestabilidad o inseguridad política, por un manejo inadecuado de la economía del país por parte de las autoridades del momento, por los altos intereses en los préstamos hipotecarios, por la incidencia de situaciones extranjeras pero que afectaban nuestra economía mediante un incremento en la inflación y por la falta de apoyo al sector privado de parte del Gobierno de turno.
En algunos de esos tiempos del ayer, el Estado concentraba sus actividades en la generación de empleos mediante la construcción de obras públicas y, por donde quiera nos encontrábamos conedificaciones gubernamentales que requerían el uso de muchas varillas y cemento.
De esa manera y, quizás sin ser analizado por los que nos dirigían, el Gobierno se convertía en una competencia invencible para el sector privado pues, acaparaba prácticamente la totalidad del acero y el hormigón que aquí se producía o que llegaba al país mediante la importación de los materiales de construcción.
Esta situación disparaba los precios de las viviendas y otras construcciones privadas, pues, la demanda de los insumos era superior a la oferta y, como el principal usuario de los mismos era el Gobierno, aparecía el dinero público para comprarlo, pero el privado no tenía ninguna o poquísima capacidad de compra.
Sin lugar a ninguna duda, esa rivalidad, que nunca podría ser superada por los promotores y desarrolladores de proyectos de viviendas o, cualquier construcción fuera del Gobierno, se convertía en un freno que prácticamente detenía o eliminaba las posibilidades de que las personas pudieran adquirir una casa o apartamento, que se hicieran remodelaciones, mejoras o ampliaciones o que las empresas construyeran los edificios de sus oficinas.
En los últimos días, la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de Viviendas (Acoprovi), la Asociación de Agentes y Empresas Inmobiliarias (AEI), la Cámara Dominicana de la Construcción (Cadocon), la Sociedad de Arquitectos de la República Dominicana (SARD) y la Asociación Dominicana de Ferreteros (Asodefe), se han estado quejando por las alzas que han tenido algunos materiales imprescindibles en la construcción.
Han sido específicos al decir que, de acuerdo con el Índice de Costo de la Construcción de Viviendas (ICDV), que mensualmente presenta la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), se observa  un aumento acumulado del 20.74% para el cemento durante los años 2018 y 2019 y del 14% para el acero durante el mismo período.
La ASODEFE, a través de su Presidente, dijo que, en el mes de diciembre del año pasado, el acero y las varillas tuvieron un alza de un 5% y que, en enero de este año, el cemento gris aumento en un 10%.
Estas llamadas de atención hechas por los principales protagonistas del Sector Privado de la Construcción, no pueden ser ignoradas por el Gobierno y nuestras autoridades monetarias.
La República Dominicana de hoy, la que en los últimos 7 años ha sido magistralmente dirigida por el Lic. Danilo Medina en el Gobierno Central y por el Lic. Héctor ValdézAlbizu en la parte económica, no puede darse el lujo de volver a los tiempos de antes, en los que solo algunos poderosos podían llegar a tener una vivienda digna.
Bajo ningún concepto, un país que lleva varios años siendo puntero en el desarrollo económico de toda América Latina, en el que miles de ciudadanos han tenido acceso a la compra de sus casas y apartamentos, en el que innumerables empresas han construido edificios para sus oficinas corporativas, en el cual la gente ha remodelado o le ha hecho arreglos a sus casas, se puede dar el lujo de volver al pasado, dejando caer el sector más pujante de su economía
Presidente Lic. Danilo Medina, Lic. Héctor ValdézAlbizu, ustedes que han sido los artífices del extraordinario crecimiento económico del que hoy disfrutamos, por favor, de manera urgente, reúnanse con los directivos de Acoprovi, AEI, Cadocon, SARD y la  Asodefe y, yo también me pongo a su disposición, para que, entre todos: Cuidemos el Sector Privado de la Construcción.
JPM

Related

OPINION 2111652104214311430

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PÚBLICIDAD

Públicidad

PUBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
item