POR QUÉ ANTE UNA AVERÍA LOS AVIONES NO DEBEN ATERRIZAR INMEDIATAMENTE DESPUÉS DEL DESPEGUE?

De Cristian Hidalgo, la bella Pluma para Leandro ortiz
~~•~•~•~•~•~
Cristian HidalgoPor: Cristian Hidalgo

Un día cualquiera Leandro Ortiz de la Rosa y su familia se van de viaje desde República Dominicana para Nueva York; parten del Aeropuerto Internacional Las Américas (SDQ) rumbo al John F. Kennedy (JFK), a bordo de un Boeing 737-800 de la línea aérea Jet Blue; minutos después del despegue, un estruendo se escucha en el interior del fuselaje y advierten que un ave fue succionada por una de las dos turbinas de la aeronave.

Resultado de imagen para leandro ortiz de la rosaQue “no pande el cúnico” diría el Chapulín Colorado, que “todos mis movimientos están friamente calculados”. Así es, que no cunda el pánico entre los pasajeros (digo yo), que esas cosas suelen ocurrir y el piloto está finamente entrenado para salvar esa situación. Lo primero que debo decir es que los aviones están diseñados para ante un accidente de falla de un motor, poder volar sin mayores contratiempos hasta su puerto de destino. Incluso el efecto torque (tendencia a girar hacia un lado por la falta de un motor) se compensa con un dispositivo denominado Trim Tab.

¿Cuál es el problema?

Que si el avión está recién saliendo del aeropuerto, el piloto de manera irresponsable no va a arriesgar innecesariamente la vida de 189 pasajeros y tripulantes (incluyendo la propia), aventurándose a un viaje de 4 horas con un solo motor, ya que si éste también le fallase, es seguro que la aeronave se precipitaría a la superficie (muy parecido a una persona vivir con sólo un riñón). Sin embargo, tampoco es tan fácil como decir se me dañó un motor y me regreso al aeropuerto de salida a aterrizar.

Resulta que los aviones tienen un peso máximo para despegue y un peso máximo para aterrizaje. Ello así, porque el diseñador contempla que el avión deberá quemar en combustible durante el trayecto del vuelo esa diferencia de peso. Para entender mas lo que estamos diciendo, el Boeing 737-800 tiene un peso vacío de 41,415 kilogramos; un peso  máximo de despegue de 79,000 kilogramos y un peso máximo de aterrizaje de 66,350 kilogramos. Un viaje de Las Américas hasta el Kennedy dista 2,500 kilómetros, el cual  debe llevar en sus tanques no menos de unos 12,500 litros de combustible (10,125 kilogramos).

Asumiendo que el avión ha salido lleno de pasajeros (15,300 kg), que cada pasajero lleva 1 maleta de 50 libras y un equipaje de mano de 10  libras (9,185 kg), ese avión estaría despegando del aeropuerto con un peso aproximado a 76,025 kilogramos; por lo tanto, para ese avión poder aterrizar seguro, deberá liberar de combustible unos 9,675 kilogramos (casi todo el que le pusieron). 

Liberar ese combustible se logra de dos maneras: la primera ponerse a dar vueltas durante 3 o 4 horas en las inmediaciones del aeropuerto de salida  hasta agotarlo; la otra alternativa es que en caso de una emergencia mayor y haya que hacer el aterrizaje a la brevedad posible, drenar los tanques desde el aire y lanzar el cumbustible en el espacio hasta quedarse sólo con el necesario.

¿Cuáles serían las consecuencias de aterrizar sin observar este protocolo de seguridad?

El tren de aterrizaje de la aeronave está diseñado para soportar el peso máximo de aterrizaje; al imponerle una carga mayor, éste podría colapsar, el avión rosaría las alas con la superficie, estas producirían chispas; los tanques del combustible están justo en las alas del avión, por lo que al desprender el combustible sobre las chispas, ya sabe usted lo que pasaría.

El autor es cuasi piloto privado.

Related

SOCIALES 8854544554370155456

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PÚBLICIDAD

Públicidad

PUBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
item