Para mis hijos profesionales


Advertencias  para cuatro profesionales dos hijas y dos hijos uno Ingeniero y tres abogados (Maiker, Okeimis, Leandra y Yuli Maria.

Chicos, Bombones, mis hijos, estudien  derecho e ingeniería continuamente. Sé que como padre y es natural, me solicitan que les orienta o de simples consejos sobre la profesión, la vida... Hago una síntesis para guiar cada uno de sus pasos en éste largo trayecto. 

“El abogado es un oficio, tarea de mucha entrega, arrojo y vocación, pero hay que ser muy muy muy serio. Todo el que solicita sus servicios coloca sobre sus hombros su libertad, su familia o patrimonio, es, ésta la profesión donde el profesional interviene desde que une hasta qué la divide ¡La familia!.

Un pequeño error por simple que sea, seria nocivo y fatal, a tal punto de acabar con una vida, una familia o una empresa.En fin la destrucción al total patrimonio y la ruina económica y espiritual de una familia como base de sustentación de la sociedad. 

El abogado debe ser amplio e innovarse como profesional, no se caracteriza solo por conocer leyes, jurisprudencia, doctrina tratados y convenios. 

Es condicion sine quanon su integridad, pulcritud, pieza que jamás deberá prescindir de ella, que la palabra ética esté tatuada en su corazón y hábito de vida, temer a un nombre qué perder, siempre, siempre decir la verdad a sus clientes.

Mis cuatro prendas.Hijos míos, ¡mio, mio! les exhorto a que como profesionales procuren tener una apreciable cultura general, ser buenos y habituales lectores de: Filosofia, religión, historia, economía, literatura y poesía, saber deporte, en fin cultura general, recuerdo haberle dicho desde pequeño antes de ser bachiller ¡hay que leerme en ésta casa 60 Obras Literarias! . 

Quién  no lo haga carecerá  de habilidad para argumentar de forma correcta ¡Ahí están sus resultados como buenos Bachilleres !

Ahora bien,  como abogados deben continuar así, de lo contrario tendrán dificultad para exponer sus ideas, tesis de casos frente al magistrado o frente al ministerio público; saber qué el acervo cultural le permitirá a cada momento inferir en que lo jurídico deberá ser complementado con otros conocimientos.

Todo abogado, le es indispensable por demás escribir y hablar correctamente. Es desagradable escuchar o leer a alguno maltratando el derecho y tambien maltratando el idioma castellano. Todo ello, en ocasiones y casi siempre, influye en los resultados negativos de su trabajo, le resta credibilidad a lo que pretende plantear en los estrados.

Jamás incurran en necedades, en  complicar  los asuntos,  no es agradable al Juez, al fiscal ni a la parte contraria que al final casi siempre deben encontrase para propiciar un entendimiento.

Siempre busquen resultados previos antes de acudir a los tribunales, que ésta sea la última alternativa, procuren la armonía social.La realidad de los tribunales es qué, en el proceloso bienestar y mal de los avatares jurídicos son un torbellino para la buena solución de los conflictos.

Sean facilitadores, mediadores efectivos. Un excelente equipo de escribanos y buenos  jurisconsulto, por lo menos empíricamente, deben hacer el trabajo de asesores, al igual qué sicólogos, sociólogos, pastores, sacerdotes y educadores, ya que en muchas ocasiones ejercer esas funciones son más efectivas por que nos permiten  evitar conflictos qué convertirnos permanentemente  en abogados.

 ¡Sepan muchas veces quien va a su oficina solo desea resolver un conflicto, sin que trascienda y muchas veces quien les visite lo único que procura es que lo escuchen para un desahogo!”.

Maiker, Leandra, Okeymis Ortiz Ybert y Yuli Maria,  estos concejos o reflexiones, tenganlo siempre presente en todo el devenir de vuestras vidas y al ingeniero que lo aplique desde el otro excenario para que sean brillantes abogados e ingeniero.

 Como abogados, divorcios  hagan los  menos posible, es lo que menos me ha gustado, sus condiciones de hombres y mujeres temerosos de Dios le permitirá asumir como colorario de vida estos concejos y que ya agregado a sus formación personal, religiosa y familiar no sólo les auguro una exitosa carrera profesional para beneficio de la Sociedad. Sino también una vida plena de abogados en ejercicio en comunión con Dios.

Estos consejos no se queden con ellos, practiquenlos y prediquen a sus amigos, colegas y compañeros. 

Les amo; mis prendas.

Por Leandro Ortiz.

Related

OPINIÓN 1189209958624169319

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PÚBLICIDAD

Públicidad

PUBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

PÚBLICIDAD

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
item