APUNTES SOBRE LAS CIRCUNSTANCIAS ATENUANTES EN LA LEGISLACIÓN DOMINICANA

Periodismo consciente de los retos y desafíos, porque …"No existe, bestia en el mundo, mas peligrosa que un ignorante con poder"...

APUNTES SOBRE LAS CIRCUNSTANCIAS ATENUANTES EN LA LEGISLACIÓN DOMINICANA

Lic. Romeo Trujillo Arias/Abogado

Las circunstancias atenuantes son hechos accidentales de la infracción, no previstos taxativamente por la ley, que el juez aprecia soberanamente y cuyo efecto es disminuir o variar la aplicación de la pena normalmente aplicable a la infracción. Así como existen circunstancias agravantes legales y judiciales, en nuestro derecho penal, existen circunstancias, que en vez de agravar, atenúan la pena o impiden su aplicación. Estas instituciones jurídicas están consagradas en los artículos 463 y 483 del Código Penal Dominicano.

Es importante saber, que la decisión de acoger circunstancias atenuantes frente a un imputado, es una facultad del tribunal, siempre que se hayan presentado conclusiones en ese sentido, lo que significa, que el juzgador no puede adoptarlos de oficio. Tampoco los jueces pueden imponer una pena inferior al mínimo señalado por la ley, salvo cuando se presentan circunstancias especiales de atenuación.

El hecho de acoger circunstancias atenuantes, constituye un ejercicio facultativo o prerrogativa del juez y que no puede ser considerado como una obligación exigible al juzgador (TC/0423/2015, D/F 29-10-2015).

La admisión de circunstancias atenuantes en favor del prevenido tiene como efecto la mitigación de la pena aplicable al caso, pero no excluye que sean acordadas indemnizaciones en favor de la víctima.

También es de mucha importancia resaltar, que no pueden acogerse circunstancias atenuantes en favor de un imputado cuando la infracción que se le atribuye es penalizable con más de diez años de privación de libertad.

En materia penal existen dos tipos de excusas, una absolutoria de responsabilidad, como la legítima defensa, y otra atenuante, como la provocación. Recordemos la excusa que preveía el artículo 324 del Código Penal, antes de ser modificado por la Ley 24-97, sobre homicidio contra el cónyuge sorprendido en adulterio flagrante, cuya naturaleza constituía una atenuación y no absolución de la pena.


La admisión de la legítima defensa, así como de circunstancias atenuantes a favor de un procesado, es una facultad que pertenece al poder discrecional de los jueces del fondo, cuya apreciación escapa al control de la casación.

Ante la Suprema Corte de Justicia se presentó una casuística, donde una jeepeta impactó un poste de luz, lo que provocó la caída de los cables. El personal de EDE-Este acudió al lugar a reparar la avería, dejando inconclusos los trabajos. Un menor, al entrar en contacto con los cables sueltos, sufrió quemaduras que hicieron necesaria la amputación de un brazo. El hecho inmediato generador del daño no es el choque del poste, sino la negligencia o imprudencia de no concluir la reparación luego de iniciada. Sin embargo, al ser un hecho extraño a la voluntad de EDE-Este, el choque es una circunstancia atenuante de su responsabilidad, que debe tomar en cuenta la Corte para fijar la cuantía de la indemnización. No. 3, Pr., Ene. 2010, B.J. 1190.


En definitiva, reiteramos que es importante saber, que es una potestad discrecional del juez acoger o no circunstancias atenuantes para la imposición de la pena, siempre que se hayan presentado conclusiones en ese sentido, pero además, dichas circunstancias deben ser demostradas, ya que mal podría el juzgador imponer una pena sobre la base de presunciones y no sobre la base de los hechos demostrados y probados en el plenario. Acoger circunstancias atenuantes en el proceso penal está sujeto a ciertas condiciones especiales que deben ser demostradas y probadas por el impetrante o imputado.

Fuente: El municipalista 



Related

OPINIÓN 7080173010112959352

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

item