Divagando en un mundo de miedo

Periodismo consciente de los retos y desafíos, porque …"No existe, bestia en el mundo, mas peligrosa que un ignorante con poder"...

imagen
EL AUTOR es Master en Gestión y Políticas Públicas. Reside en Santo Domingo

Mucha gente ha seguido viviendo como si en el nuevo mundo que se ha inaugurado con el surgimiento del COVID-19 en diciembre del año 2019, que se inició en la ciudad de Whudhan en China y se avecina el segundo aniversario de su nacimiento y aún no se ha determinado la verdadera causa de su existencia y mucho menos no se ha podido obtener una vacuna segura, que garantice que hasta un determinado periodo de tiempo mayor de un año la gente esté segura de que no se infectará.
 
Esa gran cantidad de personas que no creen, que verdaderamente estamos en peligro, no se preocupan por obtener la vacuna y andan como si solo ellos están autorizado ha violar la ley y poner en peligro toda la humanidad.
 
Esa gente que no se ha vacunado y que pone en riesgo la salud de ciudades y países enteros hay que obligarlos a cumplir con el mandato internacional para que toda la gente se vacune, porque de lo contrario se está poniendo en riesgo a los trabajadores que fabrican los alimentos y medicinas; están poniendo en peligro la vida de los médicos, de las enfermeras, de empleados bancarios, los empleados de supermercados, de líneas aéreas y marítima y también está poniendo en peligro la vida de sus hijos, hermanos, tíos, madres, padres , abuelos, vecinos y su propia vida, habrá que tomar medidas bien sería para que se sometan a cumplir con los mandatos legales de vacunarse que han hecho los diferentes países, sin cuestionar la gobernanza mundial.
 
Estamos pasando por una prueba de gobernanza mundial, donde los organismos encargados de que se cumplan con las modalidades de cuidado para enfrentar el peligro a que está sometida la humanidad con la COVID-19, ese mandato universal debiendo aplicarse los métodos de combatirlo para lograrlo a como sea posible porque por la inobservancia del mandato de los organismos mundiales, como la ONU, la OEA, la OMS o la OTAN y organismo locales, la gobernanza mundial perdería su autoridad y reinaría el caos, donde la oportunidad de retomar el orden se le haría tarde.
 
En estas divagaciones que escribo, en el fondo quiero llevar un importante mensaje para que los gobernantes del mundo sepan que tienen que actuar rápidamente, porque a mi entender esto será el preludio de una mayor crisis mundial que se avecina y que está obligado a general políticas públicas de aplicación universal actual y que establezca los controles que tendrán que prevalecer en una crisis mundial que comprometa a un 100% más del impacto que ha tenido el COVID-19.
 
De las grandes amenazas que vienen sobre la humanidad es la crisis que nos asecha con
el cambio climático, con el aumento de la temperatura y calentamiento global, la baja en la producción de alimentos, el aumento de la escasez de alimentos, migración ilegal, el narcotrafico, la proliferación de las armas nucleares y la racionalización del agua, la energía y el petróleo.
 
Finalmente, el control del terrorismo y los secuestros de barcos y aviones. Hay que pensar seriamente en aumentar los controles de movimientos de personas a través de la robótica, la inteligencia artificial y la ciencia de datos, únicos elementos necesarios para combatir el caos, el desorden y el no cumplimiento al orden establecido, mismo que debe prevalecer bajo la vigilancia de los diferentes países y gobiernos.
 
Es tiempo de que se realice de manera urgente una cumbre mundial donde participen los 20 países más desarrollados y un representante de países adicionales de Africa, Caribe y Pacífico para abordar las políticas de gobernanza que se ejercerán a nivel global y cada país sea compromisario de esas políticas y cumplirlas al pie de las letras para se pueda adelantar los pasos para controlar crisis mayores que el COVID-19 y preservar el planeta, que es el único lugar donde podemos vivir.
 
Hay que consensuar una forma de evitar contingencia en la vida de las personas, para evitar más incertidumbres sobre la cotidianidad y controlar los miedos que existe en la humanidad sobre la inseguridad de posibles contagios del COVID-19, el cambio climático y la preservación del medio ambiente, y que sepamos que la sobrevivencia en esta tierra solo depende se logrará con el cumplimiento de las leyes y normativas establecidas y el acatamiento de ellas.
 
Vamos a trabajar para vivir en un mundo sin miedo. Depende ti y de mi.

Fuente: Al Momento.net 

Related

OPINIÓN 6175065694279677347

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

item